El mendigo y el rey

¡Buenos días! Vamos con un cuento para reflexionar…

Una vez un mendigo que estaba sentado en las calles pidiendo limosna vio, a lo lejos, venir al rey. Entonces pensó: “Le voy a pedir, él es un buen hombre, seguro que me da algo”.

Cuando el rey pasó cerca, le dijo:

– Majestad, ¿me podría, por favor, regalar una moneda?

El rey le miró y, para su sorpresa, le respondió:

– ¿Y tú que me darás? ¿Acaso no soy yo tu rey?

El mendigo, que no sabía que responder, dijo:

– ¡Pero, Majestad…yo no tengo nada!.

El rey contestó:

– Algo debes tener en tu bolsa… ¡Busca!.

Entre asombro y algo enfadado, el mendigo buscó entre sus cosas y vio que tenía una naranja, un bollo de pan y unos granos de arroz. Pensó que dárselo todo era demasiado, así que sólo le ofreció 5 granos de arroz.

Complacido, el rey dijo:

– ¡Ves como sí tenías! – Y le dio 5 monedas de oro, una por cada grano de arroz.

El mendigo, viendo que aquello era un buen negocio, dijo entonces:

– Majestad… creo que por aquí tengo otras cosas…

Pero el rey lo miró fijamente a los ojos y, con dulzura, le comentó:

– Solamente te puedo corresponder a lo que me has dado de corazón.

DAR-RECIBIR

¿Cuántas veces hemos actuado pensando en lo que íbamos a recibir a cambio? Pensemos que en la vida la mayor felicidad vendrá de lo que hagamos movidos por el corazón, con sinceridad, sin pretender ser recompensados. 🙂

“Dichosos los que pueden dar sin recordar y recibir sin olvidar.” Anónimo

 

El mendigo y el rey
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *