Fábula “Los dos asnos”

¡Buenos días! A las puertas de un nuevo fin de semana, una estupenda fábula de La Fontaine para reflexionar… 🙂

LOS DOS ASNOS

los dos asnos

Un comerciante tenía dos asnos con los que transportaba mercancías. Uno de los burros era humilde y discreto, y el otro era muy vanidoso.
– El amo me aprecia a mí más que a ti –solía decir el burro vanidoso- soy el mejor burro de toda la comarca.
Una mañana el amo despertó a los asnos y les colocó las alforjas. Al más humilde le tocó llevar un cargamento de sal, y al vanidoso, una partida de esponjas. El burro vanidoso se dio cuenta de que él salía ganando y dijo:
– ¿Ves? No me negarás que el amo me cuida más que a ti. Tú casi no puedes moverte del peso que llevas y yo, mira que ligero voy…
Mientras andaban, el burro vanidoso se burlaba de su compañero:
-¿No puedes correr más? ¡Pareces un burro viejo!
Al cabo de un rato, llegaron a un río. Sólo unos desgastados tablones unían las dos orillas.
El comerciante se quedó pensativo durante unos segundos, pero al fin decidió cruzar por allí.
Cuando los dos animales y el hombre pisaron los tablones, la madera crujió con el peso. El burro humilde avanzó mirando al frente para no perder el equilibrio.
Su compañero hizo lo mismo, pero se despistó un momento y cayó. Tras el golpe, los tablones se movieron y también el comerciante y el otro asno acabaron en el río.
Una vez en el agua, la sal que llevaba el burro humilde comenzó a deshacerse y el animal pudo salir fácilmente: ahora sus alforjas no pesaban nada. Sin embargo, las alforjas del burro vanidoso pesaban cada vez más.
¡Las esponjas se habían llenado de agua!
– ¡Socorro! ¡Socorro!- gritaba angustiado el burro vanidoso a punto de ahogarse.
Entonces el comerciante nadó hacia él y le soltó las alforjas. Por fin, el burro pudo salir. Después, los tres no tuvieron más remedio que regresar a casa.
Por el camino de vuelta, el burro vanidoso comprendió que no debía ser tan presumido. Y, por supuesto, decidió no volver a burlarse de su compañero.

Autor: Jean de la Fontaine

“Si no se modera tu orgullo, él será tu mayor castigo” Dante Alighieri

 

“De la rivalidad no puede salir nada hermoso; y del orgullo, nada noble.” John Ruskin

Fábula “Los dos asnos”
1 (20%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *