Pensar algo bonito del día anterior…

¡Muy buenos días! Una buena forma de empezar bien el día sería pensar algo bonito del día anterior al levantarnos, algo que nos haya hecho sonreír, algo que nos haya hecho felices… Por ejemplo: una conversación agradable con un compañero de trabajo, unas risas con nuestra pareja, un abrazo de un ser querido, alguna buena noticia que nos hayan dado…

abrazo2

El ritual sería el siguiente: abrimos los ojos, y aún en la cama, recordamos eso bonito que nos ocurrió ayer y ya se nos va dibujando la sonrisa… lo seguimos pensando en la ducha, en el desayuno… y si encima, lo acompañamos con nuestra música favorita, potenciaremos su efecto.

Durante las 24 horas del día seguro que nos ocurren muchas cosas, de las cuales, habrán muchísimas que nos harán sonreír y sentirnos felices, como las cosas más cotidianas. Evidentemente también muchas de ellas serán no tan buenas, pero esas las dejaremos ahí, en el día anterior, les decimos adiós al finalizar el día y ya no las volveremos a pensar al día siguiente.

Imaginaos que empezando cada día así, ¡lo bien que vamos a afrontar el día! ¿no estaremos tocando un poquito la felicidad?

¿Nos apuntamos a hacer este ejercicio todas las mañanas? ¿Pensamos en algo que nos haga empezar el día con una gran sonrisa? 🙂

“La sonrisa es una verdadera fuerza vital, la única capaz de mover lo inconmovible.” Orison Swett Marden

la sonrisa es una fuerza vital

Vota este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *