Mejor ser optimista, ¿verdad? Fábula del Comerciante

¡Muy buenos días! Continuando con el tema de ayer Consejos para ser optimistas vamos hoy con la Fábula del Comerciante, un claro ejemplo de la importancia de tener pensamientos positivos y no dejarse llevar por la negatividad.

Había una vez un comerciante que vivía al lado de una carretera donde vendía unas buenísimas albóndigas con pan. Estaba tan ocupado con su trabajo que no oía la radio, ni leía los periódicos, ni veía la televisión.

Alquiló un pequeño terreno, colocó una gran valla y anunció su mercancía gritando: “Compren deliciosas albóndigas calientes”. Y la gente se las compraba.

Como el negocio le iba bien, aumentó la adquisición de pan y carne. Compró un terreno más grande y cada vez vendía más. Tenía tanto trabajo que le pidió a su hijo que dejara la Universidad donde estudiaba Ciencias Empresariales con el fin de que le ayudara.

Pero ocurrió algo. Su hijo le dijo:

-Papá, ¿no escuchas la radio, ni lees los periódicos? Estamos sufriendo una grave crisis. La situación es realmente mala para que funcionen los negocios, peor no puede estar.

El padre pensó: “Mi hijo que estudia en la Universidad, lee la prensa, ve la televisión y escucha la radio, sabe lo que dice”.

A partir de entonces compró menos pan y menos carne. Quitó la valla anunciadora, dejó el alquiler del terreno a fin de eliminar los gastos y no anunció sus ricas albóndigas con pan. Las ventas fueron disminuyendo cada día más…

Después de un tiempo, el negocio estaba realmente afectado.

-Tenías razón hijo mío. Verdaderamente estamos sufriendo una gran crisis.

Moraleja:

Si nos programamos para fracasar, fracasaremos. Si nos mentalizamos para ganar, ganaremos. No sigamos hablando de crisis. Hablemos sólo de hacer nuevos proyectos y buenos trabajos. Hay muchas oportunidades ahí esperando, sólo hay que buscarlas y aprovecharlas.

El optimismo es el valor que nos ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia. Confiamos en nuestras capacidades y nuestras posibilidades. Encontramos la parte positiva en las personas y en las circunstancias. ¡Nosotros elegimos! 🙂

montaña copia

Vota este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *