El mendigo y el rey

¡Buenos días! Vamos con un cuento para reflexionar…

Una vez un mendigo que estaba sentado en las calles pidiendo limosna vio, a lo lejos, venir al rey. Entonces pensó: “Le voy a pedir, él es un buen hombre, seguro que me da algo”.

Cuando el rey pasó cerca, le dijo:

– Majestad, ¿me podría, por favor, regalar una moneda?

El rey le miró y, para su sorpresa, le respondió:

– ¿Y tú que me darás? ¿Acaso no soy yo tu rey?

El mendigo, que no sabía que responder, dijo:

– ¡Pero, Majestad…yo no tengo nada!.

El rey contestó:

– Algo debes tener en tu bolsa… ¡Busca!.

Entre asombro y algo enfadado, el mendigo buscó entre sus cosas y vio que tenía una naranja, un bollo de pan y unos granos de arroz. Pensó que dárselo todo era demasiado, así que sólo le ofreció 5 granos de arroz.

Complacido, el rey dijo:

– ¡Ves como sí tenías! – Y le dio 5 monedas de oro, una por cada grano de arroz.

El mendigo, viendo que aquello era un buen negocio, dijo entonces:

– Majestad… creo que por aquí tengo otras cosas…

Pero el rey lo miró fijamente a los ojos y, con dulzura, le comentó:

– Solamente te puedo corresponder a lo que me has dado de corazón.

DAR-RECIBIR

¿Cuántas veces hemos actuado pensando en lo que íbamos a recibir a cambio? Pensemos que en la vida la mayor felicidad vendrá de lo que hagamos movidos por el corazón, con sinceridad, sin pretender ser recompensados. 🙂

“Dichosos los que pueden dar sin recordar y recibir sin olvidar.” Anónimo

 

El mendigo y el rey
5 (100%) 2 vote[s]

1 thought on “El mendigo y el rey”

  1. Son reflexiones muy positivas, ahora que se han perdido los valores, tanto en los niños, jóvenes y porque no decirlo en personas mayores. Nadie esta por nadie, de estas reflexiones se debe enseñar en todo el ámbito educacional. Felicidades de todo corazón a las personas que escriben estas hermosas anécdotas. Dios lo bendiga en todo lo que hagan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *